Homeopatía

La homeopatía es una de las áreas que ofrece varios medicamentos para tratar los problemas de salud que presentamos actualmente. La homeopatía no se puede decir que sea un medicamento o que tenga medicamento para todos nuestros males, pero sí es cierto que para ciertas afecciones es uno de los mejores remedios.

La base de la homeopatía es que todo lo que nos produce una reacción, puede librarnos de ella. Por ello, en los medicamentos homeopáticos, la base está en la sustancia que nos produce el problema. Además, para que este medicamento sea completamente nocivo para nuestra salud, la homeopatía sólo coge un parte diminuta de este producto y lo va diluyendo en agua. Por ello, hay muchas personas que consideran que la base principal de la homeopatía es el agua y es cierto. Es una gran cantidad de agua en comparación con la sustancia de medicamento, se puede decir, que la componen. Por ejemplo, si queremos un medicamento homeopático para las alergias, lo que se haría sería coger la sustancia de la alergia que tenemos en una cantidad muy diminuta (infinitesentimales) y luego se haría una primera dilución en agua; después, con el resultado de esta primera dilución, se haría otra segunda dilución, hasta conseguir la mezcla necesaria para tratar la enfermedad sin tener reacciones adversas a ella.  Por decirlo fácilmente, la homeopatía se basa en curar enfermedades con la propia enfermedad.

Donde se compran

Los medicamentos de homeopatía que podemos encontrara en cualquier farmacia o centro homeopático pueden ser usados para cualquier persona, ya sea bebé, niño o adulto. De esta manera, cualquiera puede ser tratado con esta medicina sin tener que pensar en efectos secundarios, ya que estos medicamentos carecen de ellos.

Además, la homeopatía se puede usar para casi cualquier síntoma o problema que tengamos, como pueden ser las alergias, las mucosidades, los refriados, para mejorar las defensas de nuestro organismo, etc. Por ello, es uno de los remedios más usados por todas aquellas personas que no quieren tomar medicamentos convencionales y que prefieren empezar a probar esta medicación. Además, esta medicación está libre de efectos secundarios por otros medicamentos, ya que es bastante natural, aunque siempre deberíamos comentarlo con le médico o el farmacéutico si lo vamos a usar y estamos tomando otro tipo de medicación, ya sea para los mismos síntomas o bien para otros.

La homeopatía, como todo, tiene a sus defensores y a sus detractores, de manera que será muy personal de cada persona escoger este tipo de medicamentos o bien los convencionales. Es cierto que algunas personas refieren no haber encontrado en estos medicamentos una solución a sus problemas, pero también hay otras que están encantadas de usarla y los hacen para cualquier cosa que tienen. Lo más indicado sería ir a un especialista de la homeopatía para que nos evaluara y nos diera los tratamientos más adecuados para nosotros, en vez de simplemente comprarlos en la farmacia y tomarlos según las indicaciones de la empresa que los haya fabricado. Debemos recordar que las cantidades que encontramos en los prospectos de los medicamentos son sólo orientativas y que debe ser un médico el que nos las ajuste según nuestras necesidades para que cualquier medicamento sea efectivo.

Homeópatas

Siempre será mejor contar con el apoyo de este especialista, ya que es él quien mejor conoce esta medicina y los medicamentos que hay disponibles en el mercado, sin que tengamos que usar sólo aquellos que podemos encontrar en alguna farmacia, que no son todos. Además, los medicamentos homeopáticos se pueden encontrar en varias presentaciones, por lo que es muy fácil de tomar incluso para los niños. La presentación para los niños suelen ser unas pequeñas bolitas blancas, las cuales no tienen sabor alguno. Por ello, es mucho fácil que un niño se tome un medicamento homeopático que un medicamento convencional. Además, las personas mayores y los bebés, lo cuales presentan un sistema inmunológico más débil frente a los adultos, pueden tomar este tipo de medicación sin ningún problema, ya que estos no provocarán ninguna reacción en ellos.

La homeopatía también sirve para prevenir, de manera que la podemos usar antes de contraer una enfermedad. Del mismo modo que algunas personas se vacunan contra la gripe, la homeopatía también puede usarse de la misma manera, de manera que siempre podremos estar más protegidos contra las enfermedades más corrientes. Además, es importante para los niños en periodos escolares fuertes o bien que se estén desarrollando y queramos ayudar a sus defensas; de esta manera no simplemente los protegeremos sino que también les ayudaremos a desarrollar sus defensas, para que en el caso de resfriados u otras afecciones, estas estén preparadas para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*