¿Qué es la alergia a los productos de limpieza?

Los productos de limpieza contienen sustancias químicas contaminantes y la gran mayoría son altamente tóxicas, pero seguimos utilizándolos en el hogar frecuentemente.

Aparte, estos productos de limpieza pueden llegar a resultar alérgicos y dañar al organismo aunque no se note los síntomas al principio. Muchos productos químicos cuando no huelen o no se ven, suelen ser mucho más peligrosos para las personas que otros.

Pero los más peligrosos son los productos de limpieza que muestran en su etiqueta un símbolo de color naranja, rojo o amarillo y que contiene los siguientes epígrafes:


“explosivo”
• “comburente”
• “inflamable”
• “irritante”
• “nocivo”
• “tóxico”


“carcinógeno”
• “corrosivo”
• “infeccioso”
• “tóxico para la reproducción”
• “mutagénico”
• “peligroso para el medio ambiente”

La sociedad española de alergología e Inmunología clínica (SEIC) ha publicado que cada año aumentan hasta un 2% las alergias a los productos químicos en España. Si estas cifras continuasen, para el año 2020 se calcula que más de 20 millones de personas se verían afectadas por las alergias provocadas a los productos de limpieza.

Éste número ha ido en aumento por el excesivo uso de productos específicos para limpiar el hogar.

De todos los ingredientes distintos que contienen los detergentes y los productos de mantenimiento, las fragancias y los conservantes, son los considerados como las principales sustancias que pueden provocar una alergia.

Síntomas

En la actualidad consumimos más productos de limpieza que antiguamente, además, estos cada vez son más complejos químicamente y por tanto, son más dañinos para la salud humana.

No sólo son altamente contaminantes para el medio ambiente, el exceso de sustancias químicas que poseen hoy día los productos de limpieza, amenazan cada vez más a nuestra salud.

Pueden llegar a producir  síntomas de alergias como:


• Trastornos de la visión
• Asma
• Dolores de cabeza
• Conjuntivitis
• Rinitis alergica
• Afecciones del sistema nervioso e inmunitario
• Aparición  de eczemas


• Inflamación  de la piel
• Picor
• Eritema
• Vesículas  y Descamación
• Ardor o sensación quemante
• Pápulas pequeñas
• Erupciones o ampollas

Diagnóstico

Para diagnosticar a una persona alérgica a los productos de limpieza se debe realizar una prueba que determine si existe o no reacción al alérgeno o alergenos.

  • Prueba Patch test o prueba del parche

Este tipo de prueba consiste en pegar unos parches que contienen sustancia del alérgeno en pequeñas cantidad, en la piel del paciente y esperar en varios días su reacción. Suele ser de 48 y 96 horas.

Pasado ese tiempo se retiran los parches y se observa con detenimiento las posibles reacciones en la piel de la persona.

Tratamientos

El mejor y único tratamiento para la alergia a estos productos de limpieza es evitar el contacto con ellos. Para ello existen varias recomendaciones que hay que seguir al pie de la letra.

Lee bien muy bien las etiquetas del producto, en ellas debe aparecer:

  1. El nombre de la sustancia, con una nomenclatura internacionalmente reconocida.
  2. El nombre y la dirección completa, incluido el número de teléfono, del responsable de la comercialización establecido en el mercado interior, bien sea el fabricante, el importador o el distribuidor.
  3. Los símbolos y las indicaciones de peligro. Los símbolos deberán ir impresos en negro sobre un fondo amarillo anaranjado.
  4. Las frases tipo R, que indican los riesgos específicos derivados de los peligros de la sustancia.
  5. Las frases tipo S que, a través de consejos de prudencia, establecen medidas preventivas para la manipulación y utilización de la sustancia.
  6. Número de registro CE de la sustancia y, además, la mención “Etiqueta CE”.

 

Productos de limpieza que hay que evitar

  • Productos detergentes, desinfectantes:
  1. Los tensoactivos contenidos en los detergentes y otros productos disuelven la grasa y facilitan su arrastre en el agua.
  2. El glutaraldehído es un desinfectante muy poderoso, pero resulta altamente irritante y muy sensible al contacto con la piel y el sistema respiratorio. Causa dermatitis alérgica en contacto con la piel, asma, rinitis y conjuntivitis.
  3. El formaldehído es una sustancia corrosiva para los ojos, la piel y tracto respiratorio. La inhalación de este gas puede causar edema pulmonar. Los efectos pueden aparecer de forma no inmediata. El contacto repetido o prolongado puede producir sensibilización cutánea y respiratoria. Posibilidad de urticaria inmunológica de contacto.
  • La lejía y los polvos:
  1. Los compuestos clorados como el hipoclorito sódico, que se encuentran en la mayoría de las lejías, emiten vapores tóxicos que irritan las mucosas, pudiendo dañar los pulmones. La lejía quema la piel y es tóxica por ingesta.

Indicaciones de peligro

Muy tóxicos: Son aquellos que por inhalación, ingestión o penetración cutánea en muy pequeña cantidad pueden provocar efectos agudos o crónicos e incluso la muerte. Su etiquetado debe contener un pictograma con la expresión T+.

Tóxicos: Por inhalación, ingestión o penetración a través de la piel en pequeñas cantidades pueden ocasionar problemas agudos o crónicos, e incluso la muerte. Su etiquetado debe contener un pictograma con la letra T.

Nocivos: Al ser inhalados, ingeridos o por penetración cutánea pueden provocar efectos agudos o crónicos, e incluso la muerte. Su etiquetado debe contener un pictograma con la expresión Xn.

Corrosivos: En contacto con los tejidos vivos pueden ejercer una acción destructiva de los mismos. Su etiquetado debe contener un pictograma con la letra C.

Irritantes: En contacto con la piel o las mucosas pueden provocar una reacción inflamatoria. Su etiquetado debe contener un pictograma con la expresión Xi.

Sensibilizantes: Por inhalación o penetración cutánea pueden ocasionar una reacción de hipersensibilidad, de forma que una exposición posterior a esa sustancia o preparado puede dar lugar a efectos negativos.

Carcinogénicos: Por inhalación, ingestión o penetración cutánea, pueden producir cáncer o aumentar su frecuencia.

Mutagénicos: Por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden producir alteraciones genéticas o aumentar su frecuencia.

Tóxicos para la reproducción: Si se inhalan, ingieren o penetran a través de la piel pueden producir efectos negativos no hereditarios en la descendencia o aumentar la frecuencia de éstos, o afectar de forma negativa a la función o a la capacidad reproductora.

Las sustancias y preparados carcinogénicos, mutagénicos y tóxicos para la reproducción, se diferencian según su grado de peligrosidad en categorías 1, 2 ó 3.

Peligrosos para el medio ambiente: atendiendo a sus efectos sobre el medio ambiente, las sustancias o preparados que presenten o puedan presentar un peligro inmediato o futuro para uno o más componentes del medio ambiente se denominarán peligrosos para el entorno natural. Su etiquetado debe contener un pictograma con la expresión -N.

Consejos


¿Qué podemos hacer para no utilizar productos de limpieza en el hogar?

  1. Leer atentamente la etiqueta.
  2. Nunca mezclar productos (lejía y amoníaco, lejía y desinfectante WC, etc.), pues podemos correr riesgos de intoxicación.
  3. Usar detergentes sin fosfatos.
  4. Recordar un lema importante “No es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia”. Es más eco-lógico limpiar la casa regularmente que utilizar todos estos productos tan fuertes, que afectan a nuestra salud y contaminan el medio ambiente.
  5. Utiliza recetas naturales menos agresivas y tóxicas. Con agua, vinagre y jabón suave se limpia perfectamente toda la casa. El esparto sigue siendo un buen estropajo. Si la suciedad está incrustada o necesitamos rascar, podemos utilizar zumo de limón, bicarbonato o bórax.
  6. Utiliza productos de limpieza ecológicos.
  7. Utiliza bolsas de basura de plástico reciclado o bolsas compostables fabricadas con almidón de maíz en vez de plástico.
  8. Asegurarse de conocer las denominaciones químicas (26 ingredientes de fragancias y todos los ingredientes conservantes se indican junto con la denominación INCI* en la etiqueta) de las sustancias de su detergente o productos de mantenimiento consultando la etiqueta y visitando la página web correspondiente, la cual ofrece información acerca de dichos ingredientes.
  9. Utilizar el bicarbonato sódico, ya que es una sustancia excelente de limpieza y elimina los olores. Ayuda  a quitar la grasa de las ollas, hornos y estufas.
  1. Si tienes contacto con amoniaco, evita inhalar el producto y mantenlo lejos de los ojos para no causar irritación y picazón. Lávate bien las manos después de usar el limón, así evitas quemaduras y nunca lo uses bajo el sol.
  1. Es importante utilizar guantes al manipular productos industriales o los hechos en casa
  1. Para evitar una reaparición de la alergia, debe evitar volver a exponerse al material en la medida de lo posible. Para ello, se puede:
  2. Comprobar los detergentes y productos de mantenimiento que ya tiene en su hogar. Si algún producto contiene la sustancia, deje de usarlo o tome las precauciones para limitar la exposición con la piel, por ejemplo, utilizando guantes.
  3.  Cuando seleccione o compre un detergente o productos de mantenimiento, consulte siempre la etiqueta de cada producto para comprobar que no contiene la sustancia a la cual es alérgico. Consulte la página web del fabricante o de la marca para obtener una lista completa de los ingredientes.
  4.  También puede llamar o escribir al servicio de atención al cliente del fabricante para obtener más información acerca de los ingredientes de sus productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*