¿Qué es la alergia a otros metales?

Una alergia es una respuesta exagerada del sistema inmunológico a un agente o sustancia externa que le resulta extraña al organismo. Esta respuesta provoca la aparición de anticuerpos (inmunoglobinas IgE) para contraatacar al alérgeno (sustancia extraña) y es la responsable de las reacciones alergénicas en la persona.

Ya hemos hablado del metal más alérgenico entre ellos, el níquel. Ahora hablaremos sobre los demás metales que entran en el grupo de los causantes de las reacciones alérgicas. Estos son:

Oro: el oro blanco lleva muchas veces restos de níquel en su aleación.

Plata: es uno de los metales que normalmente no producen alergia, pero se han encontrado casos de personas (alrededor de un 10% de la población) que sufre de alergia a la plata. En cierto modo, no suele deberse a la plata en sí, si no que su aleación contiene otros metales como el cromo, cobalto, vitlaio, duralio o niquel que son los causantes de más alergias. De ahí, que cuanto más puro sea el metal menos alergia causará.

Cromo: es una causa frecuente de alergia, que se manifiesta por dermatitis de contacto. Ésta sustancia se encuentra en gran cantidad de productos industriales y domésticos como:

- Cemento mojado
- Tintes
- Tinta de impresora
- Cuero curtido tratado con cromo
- Arcillas
- Tintes de color para ropa
- Pilas eléctricas
- Flores artificiales o de plástico
- Blanqueadores de ropa
- Papel para maquinas de escribir
- Tinta para sellos
- Velas de colores
- Pinturas
- Esmaltes
- Tizas
- Lápices de colores
- Tatuajes de color verde
- Esmerilados
- Cerillas
- Pegamentos
- Compuestos antimoho
- Anticongelante
- Anticorrosivos
- Galvanizados
- Ceras para abrillantador
- Abrillantadores de muebles
- Material de sutura
- Spray de limpieza
- Betunes
- Detergentes
- Etc



Cobalto: éste metal se halla con frecuencia en el medio ambiente. Podemos encontrarlo en:
- Objetos cubiertos con un baño metálico (hebillas, botones, cremalleras, monedas,…)
- Bisutería
- Correas de reloj
- Pinturas de artista (azul cobalto)
- Cemento mojado
- Aleación de metales industriales
- Barnices
- Industria automovilística
- Cerámicas
- Porcelana

Vitlaio
Duralio



Dicromato de potasio: se encuentra principalmente en:
- Barnices
- Agentes anticorrosivos
- Detergentes textiles
Mercurio: es un metal muy tóxico para los seres humanos. Y lo encontramos en varios productos:
- Termómetros
- Esfigmomanómetros
- Dilatadores esofágicos
- Tubos de alimentación
- Antisépticos
- Productos de laboratorio
- Soluciones de limpieza con sosa caustica o cloro que se contaminan con el mercurio en su proceso de producción.
- Baterías
- Termostatos no eléctricos
- Medidores de presión
- Algunos interruptores eléctricos
- Polvos antiparasitarios
- Algunos medicamentos
- Agricultura

Aluminio
• Molibdeno





Titanio: la alergia a éste determinado metal no es muy frecuente, pero se han dado casos de pacientes que los implantes de titanio les han provocado alergias. Se puede encontrar titanio en:

- Pinturas blancas
- Blanqueador en tejidos de papel, plásticos y otros materiales
- Algunos medicamentos
- Cosmética
- Protectores solares


- Aditivos en los alimentos (E171)
- Implantes o prótesis biomédicas
- Joyería y relojería
- Instrumental quirúrgico
- Equipamiento deportivo

Vanadio

Síntomas

Los síntomas más frecuentes ante una alergia producida por el contacto de un metal determinado son:

• Dolor de cabeza.
• Depresión.
• Migraña.
• Insomnio.
• Neuralgias.
• Parestesias.
• Artralgia.
• Fatiga.

Aunque la sintomatología más característica de este tipo de alergia se manifiesta por la dermatitis de contacto que provoca varias manifestaciones en la zona de la piel que se encuentra en contacto con el alérgeno en cuestión:

- Eczemas
– Urticarias
– Dermatitis
– Irritaciones

La dermatitis de contacto alérgica se debe diferenciar de enfermedades de características parecidas, como:

1. La Dermatitis Irritativa de contacto

Es prácticamente igual o parecida a la dermatitis alérgica de contacto, pero lo que inicia el síntoma de la dermatitis es una simple irritación en la piel. Suele ser frecuente en la zona de las manos por el contacto con jabones o sustancias irritantes. Es más frecuente en amas de casa por el uso continuo de productos de limpieza.

2. Urticaria de contacto

La reacción se origina de forma inmediata tras el contacto con alimentos a los que la persona es alérgica. Aparte, en la dermatitis de contacto la reacción suele ser al cabo de varios días en forma de eczema y se produce por metales u otras sustancias químicas.

Diagnóstico
Para un diagnostico correcto en un paciente es necesario realizar varias pruebas alérgicas, como: los test cutáneos (test por parches) y test in vitro (Melissa y LMI).


• Prueba Patch test o prueba del parche

En ésta prueba, el alergólo suele poner las 28 sustancias o batería Estándar europea (sustancias altamente alergénicas) en la piel del paciente mediante parches. La zona donde se realiza la prueba es en la espalda.

Tras pasadas las 48 horas después de tener los parches pegados, se retiran y se van observando a las 48, 72 o 96 horas. Con ellos se comprobará si ha habido cambios en la zona de la piel o no.

• Prueba test de Melisa

Es la prueba especial y la única validad para corroborar de una alergia a los metales.

Se realiza con la extracción de sangre del paciente que se encuentra en contacto con el metal, y analizar la reacción del organismo con el contacto del alérgeno.

Este test de Melisa mide la hipersensibilidad que experimenta el paciente a un metal, pero no los niveles del metal que existen en el cuerpo de la persona.

Los valores mayores de 3 indican que la persona es alérgica a un metal concreto.

Tratamientos

Cuando se obtiene un diagnóstico del posible metal alérgeno que provoca las reacciones en la persona, se pasa a seguir un tratamiento eficaz para eliminar esa sintomatología negativa.

El único tratamiento eficaz que existe para una persona que tiene alergia a los metales es el de minimizar o eliminar, todo lo posible, la exposición a ese metal. Además, para paliar los síntomas se puede recurrir a la ayuda de varios medicamentos prescritos por el médico como: antihistamínicos, corticoides o vacunas antialérgicas.

La existencia de una alergia a metales puede agravar las enfermedades siguientes:

• Esclerosis múltiple
• Fibromialgia
• Lupus eritematoso
• Eczema – Psoriasis
• Síndrome Fatiga Crónica
• Enfermedad de Crohn
• Liquen plano oral
• Síndrome de Sjörgen
• Artritis reumatoide
• Alergias no explicadas
• Esclerosis amiotrófica lateral
• Quemazón o prurito oral

Consejos

Si se tiene alergia a un determinado metal hay que evitar el contacto con muchos objetos que lo contienen, o seguir varios consejos para mejorar dichas reacciones:

• Utilizar siempre mecheros en vez de cerillas, si se tiene alergia al cromo.

• Reducir al mínimo el contacto con el agua ya que la humedad facilita la penetración del cobalto en la piel.

• Utilizar utensilios con mango de madera o de plástico.

• Utilizar ropa provista de cremalleras y botones no metálicos.

• Uso de termómetros eléctricos, para alergia al mercurio.

• Evitar el contacto con productos químicos de composición desconocida: baterías, lámparas fluorescentes, etc…

• Advertir a médicos, farmacéuticos y dentistas, la alergia al determinado metal o metales.

• No llevar monedas sueltas en los bolsillos.

• Protegerse con guantes antes de tener un contacto directo con el metal alérgeno.

• Evitar exponerse en habitación recién pintadas o pintarlas.

• No usar bisutería como joyas o relojes.

• Leer la composición de todos los productos cosméticos, porque muchos contienen metales.

• Fijarse en la composición de los productos de higiene como geles, jabones o champús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*