Alergias a las vitaminas.

Muchas son las personas que, debido a nuestra sociedad y el ritmo de vida que nos vemos obligados a llevar, necesitan tomar vitaminas como una ayuda a nuestra dieta. De esta manera, nuestro cuerpo está más sano y es más resistente a los agentes externos de él. Las vitaminas son componentes básicos que necesita nuestro organismo y que están presentes en todos los alimentos que ingerimos. Cada uno de los alimentos que tenemos en nuestra dieta es rico en algunas de las vitaminas más importantes, por lo que la suma de una dieta equilibrada debería ser el resultado de una cantidad de vitaminas necesarias para nuestro organismo.

Sin embargo, muchas veces ciertos factores externos hacen que nuestro cuerpo se debilite y que necesitemos tomar complejos vitamínicos, para poder aportar esta dosis extra de vitaminas que nuestro cuerpo necesita. Los casos en los que se suelen recurrir a complejos vitamínicos son en invierno, en situaciones de estrés, en situaciones laborales o cotidianas complicadas o bien en periodos de mucha actividad. Los complejos vitamínicos también pueden ser recetados por un médico en caso de anemias u otros factores en la persona que así lo aconsejen.

Complejos vitamínicos

En la gran mayoría de los casos, estos complejos vitamínicos nos aportaran la energía y las vitaminas que necesitamos para superar la situación en la que nos veamos envueltos, pero no pueden ser de por vida. No hay ninguna persona que pueda vivir a base de complejos vitamínicos y esto, los médicos nos lo desaconsejarán, ya que son remedios para ciertas situaciones puntuales. Con estos complejos vitamínicos, la mayoría de las personas se sienten bien y pasan esta situación para volver a la normalidad de su estado y dieta en poco tiempo. Pero hay casos en los que los complejos vitamínicos e incluso las propias vitaminas naturales de los alimentos tienen unas reacciones alérgicas en nuestro organismo. Estas reacciones alérgicas deben ser estudiadas y diagnosticadas para que se puedan evitar las vitaminas a las cuales la persona en concreto padece esta alergia.

tante mínimas puesto que no hay un enorme porcentaje de la población que las padezca; sin embargo, son muchas las vitaminas a las que nuestro organismo está expuesto y que a la vez necesita que son muchos los casos de personas diagnosticadas con algún tipo de alergia a una o varias vitaminas. La alergia a una vitamina afectará a la persona tanto cuando esta ingiera esta vitamina de forma natural a través de los alimentos como a través de un complejo vitamínico de farmacia.

Las reacciones alérgicas a las vitaminas pueden aparecer en cualquier momento de nuestra vida y no simplemente la primera vez que tomemos esta vitamina. Muchas de las personas afectadas por  alergias a las vitaminas en edad adulta son causa de un exceso de vitaminas en la edad de la infancia, aunque estas se muestren con reacciones alérgicas años más tarde.

Síntomas

Los síntomas de estas reacciones alérgicas pueden ser muy variados y se pueden clasificar según el daño potencial que puedan causar en la persona que la padezca. Básicamente, los síntomas de las reacciones alérgicas se pueden dividir en tres grupos: las reacciones alérgicas leves, las moderadas y las graves.

Las reacciones alérgicas leves son aquellas que no representan un peligro para la vida de la persona que sufre esta alergia. Normalmente, sus síntomas suelen desaparecer unas horas después de haber ingerido el alimento o incluso unos días más tarde si estos deben ser tratados con medicamentos. Entre estos síntomas cabe mencionar:

-          Erupciones cutáneas o zonas rojas o manchas en la piel. Estas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y se pueden tratar con cremas hidratantes para que desaparezcan una vez se haya cancelado el consumo del alimento que lo ha provocado.
-          Vómitos y náuseas: estas suelen aparecer inmediatamente después de ingerir la vitamina y desaparecen cuando se ha expulsado el contenido de esta.
-          Diarreas
-          Hinchazón en manos, cara o pies: la hinchazón se puede tratar con medicamentos antihistamínicos que el mismo farmacéutico nos podrá vender o bien, si nos vamos a visitar con nuestro médico, este nos los recetará. Suelen ser medicamentos con cortisona, para que la hinchazón baje rápidamente.
-          Picazón: se trata con medicamentos antihistamínicos que podremos encontrar en la farmacia o bien el médico los recetará si vamos a su consulta.
-          Urticaria

Los síntomas moderados de las reacciones alérgicas deben ser tratados por médicos, por lo que la persona que los sufra debería ir a visitarse a urgencias para que le hicieran un análisis completo y la medicaran en consecuencia. Estos síntomas incluyen:


• Espasmos
• Mareos
• Pérdida de conocimiento
• Hinchazón en cuello o garganta

• Desmayos
• Vómitos y diarreas que no cesan
• Cambios en la voz
• Sibilancias

Los síntomas graves de una reacción alérgica pueden poner en serio peligro la vida de una persona y, por ello, la persona que los presente debe ser trasladada de inmediato a un hospital o bien llamar a emergencias para que nos envíen un equipo sanitario en casa, si la gravedad de los síntomas aconsejan no mover a la persona que los padece. Estos síntomas incluyen:


• Coma
• Shock
• Dificultad para respirar

• Dificultad para hablar
• Falta de movimiento o cansancio

Estos síntomas requerirán de atención médica inmediata e incluso puede que la persona que las sufra sea trasladada a un hospital para poder ser medicada y evaluada por un equipo de profesionales. Estas reacciones alérgicas graves deben ser cuidadas en extremo ya que representan un peligro para la vida de la persona.

Diagnóstico

Una vez hayamos sufrido una reacción alérgica a una vitamina, ya sea en una fruta o en una hortaliza, los médicos evaluaran, según la gravedad de los síntomas que se hayan presentado, la posibilidad de poder realizar una prueba de la alergia para saber cual ha sido el alimento que la ha provocado y, con ello, poder identificar la vitamina a la que se desarrolla la reacción alérgica. Será muy importante que informemos a nuestro médico de cabecera de ello y que le aportemos todos los informes de los centros médicos que nos hayan tratado para que este pueda hacerlo constar en nuestro expediente. De esta manera, si esta reacción alérgica se presenta otra vez o cualquier otra, los médicos tendrán conocimiento de las que ya tenemos diagnosticadas, haciendo más fácil la búsqueda del nuevo problema o bien para descartar opciones en el  proceso del diagnostico.

El médico de cabecera, con los informes del centro en el que nos hayan atendido, pedirá al médico especialista en alergias una prueba de ellas para poder tener un diagnostico más claro de qué ha causado está reacción alérgica. La prueba de la alergia consiste en una serie de pequeñas punciones en las que hay varias vitaminas separadas en cada una de ellas. Con cada punción, el médico especialista estará introduciendo un poco de cada vitamina que pueda provocarnos la alergia así como otros productos que puedan considerar su estudio necesario. Después, sólo deberemos esperar una media hora para que podamos ver que en la piel nos aparecen unas pequeñas manchas rojas en algunas de las punciones o bien en ninguna. Las manchas rojas indicarán los alimentos a los que nuestro cuerpo desarrolla reacciones alérgicas. Una vez sepamos qué alimentos nos pueden provocar estas alergias deberemos evitarlos en la medida de lo posible para desencadenar más reacciones alérgicas.  En algunos casos, es posible que si no se puede evitar la ingesta de ciertos alimentos o vitaminas o bien si padecemos de muchas alergias, el médico nos medique contra estas reacciones.

Tratamiento

La medicación para las alergias es muy variada ya que puede ir desde una medicación constante a la toma de un simple medicamento en el momento en el que se presente la reacción o, incluso, unas inyecciones una vez al año, las cuales nos protegerán de estas reacciones alérgicas. En cualquier caso, será el médico especialista en las alergias y el médico de cabecera los que indicarán la necesidad de esta medicación o si es mejor no hacer nada y simplemente evitar los alimentos que nos detallen; esto irá en función del tipo de reacción alérgica que hayamos tenido, el expediente clínico más las características personales de cada persona, las cuales deberán ser evaluadas en cada caso por los médicos. Es importante mencionar que siempre se deben tomar los medicamentos que nos recete nuestro médico y no por conocidos, puesto que las reacciones alérgicas son muy personales y cada persona necesitará tratamientos o medicación completamente distinta, adaptada a sus características personales.

Una vez hayamos pasado la prueba de la alergia y otras que el médico especialista considere necesarias, podremos saber aproximadamente a qué vitamina o vitaminas tenemos alergia y, de esta manera, el médico nos podrá hacer un listado con los alimentos que debemos evitar por contenerla. Será muy importante que respetemos este listado en nuestra dieta y no tomar complejos vitamínicos sin que nos lo haya recetado el médico, puesto a que la reacción alérgica puede aumentar en gravedad a medida que continuemos consumiendo alimentos que la contengan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*