¿Qué es la alergia al huevo?

La alergia al huevo es la alergia causada por el alérgeno de la proteína del huevo, llamado albúmina. Cuando la proteína del huevo entra en contacto con el organismo de la persona tras haber sido ingerido, su sistema inmunológico empieza a producir anticuerpos de Inmunoglobulina E (IgE) y a partir de ahí se va desencadenando toda la sintomatología de la alergia al huevo.

La alergia al huevo es la alergia causada por el alérgeno de la proteína del huevo, llamado albúmina. Cuando la proteína del huevo entra en contacto con el organismo de la persona tras haber sido ingerido, su sistema inmunológico empieza a producir anticuerpos de Inmunoglobulina E (IgE) y a partir de ahí se va desencadenando toda la sintomatología de la alergia al huevo.

La clara del huevo es la parte donde encontraremos la mayor proporción de proteínas y por tanto, será la parte con más contenido en alérgenos.

Las proteínas incluidas en la clara del huevo se pueden clasificar en:

  • Ovomucina: es la proteína responsable de cuajar el huevo cuando se fríe y cuando se cuece. Y compone el 10% de la clara.
  • Ovoalbúmina: es la proteína más abundante con un 54%. Se cree que es el alérgeno más importante porque se desnaturaliza muy rápido con el calor.
  • Ovotransferrina o Conalbúmina: forma el 14% de la clara del huevo.
  • Ovomucoide: con un 2% al igual que la Ovomucina.
  • Lisozima: con un 3,5%

Composición proteica del huevo

Si nos referimos a la yema del huevo hablaremos de otra composición distinta. También se compone de proteínas pero en menor cantidad. Por ello, la yema no se considera un posible alérgeno y puede añadirse a la dieta sin problemas.

Las proteínas que componen la yema del huevo son:

  • Apovitelinas
  • A-livetina
  • Albúmina sérica

Sintomatología de la alergia al huevo

Los síntomas más frecuentes cuando consumimos huevo y somos alérgicos son:

  • Reacción cutánea: urticarias, enrojecimiento e hinchazón en la piel.
  • Problemas gastrointestinales: diarreas, vómitos y dolores abdominales.
  • Problemas respiratorios: asma
  • Problemas neurológicos: trastornos del sueño.

Urticaria

Si se da una reacción alérgica a consecuencia de la proteína del huevo que afecte a varios órganos del cuerpo, puede provocar un cuadro de shock anafiláctico donde necesitaremos atención médica de inmediato.

 Diagnóstico


La alergia al huevo no actúa por igual en todas las personas que la padecen. En algunos, el contacto del huevo sólo les provoca urticarias pero pueden consumirlo sin problema alguno.

Sin embargo, otras personas pueden comer la yema cocida pero su organismo es incapaz de tolerar la ingesta de la clara de huevo.
Las reacciones que actúan en el cuerpo a causa de la alergia suelen ser inmediatas y aparecen tras una hora después de ingerir el huevo.

 Formas de preparar el huevo

Para llegar a un diagnostico detallado y personal, el paciente tendrá que someterse a varias pruebas médicas que le realizará el alergólo para saber en qué grado se encuentra dicha alergia.

Son tres las pruebas que se realizan para diagnosticarlo:

- Prueba cutánea: técnica del prick test donde se utiliza el alimento crudo en la piel.

- Prueba serológica: análisis dónde se buscan IgE en sangre.

- Prueba de exposición: ingerir el huevo y esperar la reacción.

Alergia al huevo en bebés y niños

El huevo es el primer causante de las alergias en bebés. La alergia al huevo afecta entre un 0,5% y un 2,75 % en la población infantil en sus primeros años de edad.

Éste alimento es uno de los más alérgicos, estadísticamente hablando, para los niños comprendidos entre 1 y 2 años de edad. Es muy importante ir introduciendo el huevo poco a poco en los bebés para ver su tolerancia alimenticia.

Se han dado casos de lactantes con alergia a la leche o con dermatitis atópica que se les ha realizado la prueba a la intolerancia al huevo, sin llegar a comerlo nunca, por la alta probabilidad que poseen de ser alérgicos al huevo.

Un 60 % de casos clínicos de niños con intolerancia al huevo en los primeros años de edad, la alergia ha desaparecido de forma espontánea al cumplir entre los 3 y 5 años.

 

Consejos

- Evitar el huevo y sus derivados en la dieta diaria.

- Tener cuidado al comprar productos alimenticios que puedan contener huevo. Los productos que encontraremos en los supermercados que contienen éste alimento o derivados del mismo son:

• Sopas, caldos o consomés con huevo.
• Rebozados de carnes, fiambres, hamburguesas, croquetas, empanadas, etc.
• Productos de bollería, pan, bollos, pasteles, galletas, natillas, flanes, merengues, etc.
• Salsas con huevo en su composición, mayonesa, salsa rosa, etc.
• Helados y sorbetes.
• Productos de leche mezclada con huevo y batidos comerciales.
• Macarrones , tallarines, espaguetis con huevo
• La mayoría de los dulces.

- Fijarse en las etiquetas del producto

- Leer muy bien todos los ingredientes del producto que vayamos a comprar. Porque la mayoría de las empresas alimenticias utilizan el huevo como componente principal de su producto. Se puede encontrar como huevo entero, deshidratado o en polvo, batido y en espuma. La albúmina también es un ingrediente muy utilizado en la composición de alimentos prefabricados en la industria.

Debemos evitar todo lo posible los productos que contengan alguno de estos ingredientes que exponemos a continuación:

• Albúmina.
• Clara de huevo.
• Yema de huevo.
• Huevo deshidratado.
• Polvo de huevo.
• Huevos sólidos.
• Sustitutos del huevo.
• Ponche de huevo.
• Globulina.
• Livetina.
• Lecitina que no sea de soja.
• Lisozima.
• Mayonesa.
• Merengue.
• Ovoalbúmina.
• Ovomucina.
• Ovomucoide.
• Ovovitelina.
• Simplesse® (se utiliza como un sustituto de la grasa y está hecho a base de huevo o de la proteína de la leche).
• E-161b (luteína, pigmento amarillo).

Tratamientos

Por ahora el método más eficaz de no padecer la alergia al huevo es simplemente no consumir ese alimento y todos sus derivados. Para eso hay que llevar una dieta algo estricta y evitar alimentos que contengan en su composición las proteínas del huevo, como: las pastas, dulces, pan, postres, helados, embutidos, bollería, natillas, empanados, salsas, cremas, quesos, gelatina, sopas, purés, caramelos, sucedáneos del huevo incluso en bebidas como cerveza, cafés cremosos y algunos vinos podemos encontrar albúmina.

Evitar el huevo

La yema o clara del huevo pueden encontrarse en pequeñas proporciones o muy oculto en algunos alimentos. Por ejemplo; usado como abrillantador de muchas empanadillas o quesadillas.

También encontraremos proteínas de huevo en muchos medicamentos, como: las gotas nasales, vacunas,… Por ello, debemos informar al médico y al farmacéutico que somos alérgicos al huevo para que nos recete medicamentos que, posteriormente, no nos perjudiquen.

Son varias las vacunas que han sido preparadas en embriones de pollos y por lo tanto, hay un alto porcentaje que afecten negativamente a las personas alérgicas al huevo. Antes de vacunarnos de las siguientes vacunas, debemos informarnos muy bien.

• Vacunas antigripales
• Vacuna de la fiebre amarilla
• Vacuna antisarampión
• Vacuna antiparotiditis
• Vacuna triple vírica: siempre bajo la supervisión de un médico en su consulta, pues se han dado casos en un 5% de no tolerar dicha vacuna.

Si por un casual se ha consumido huevo y se entra en un estado de alergia tipo anafiláctica, se debe acudir de inmediato a urgencias. O usar el medicamento prescrito por nuestro médico de cabecera.

Lo más posible es que nos haya recetado Altellus® (epinefrina), con un autoinyector para colocarlo en la parte externa del muslo y acto seguido, acudir al hospital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*