¿Qué es la alergia a las frutas?

La alergia a las frutas es la causa más frecuente de alergia alimentaria en nuestro país, representa un 30 % con respecto a las demás alergias a alimentos que existen.

Las mayores responsables de la alergia a frutas son las incluidas en la familia de las rosáceas que son: melocotón, ciruela, albaricoque, cereza, fresa, manzana, pera, membrillo, nectarina, almendra y pavía. Dentro de todas ellas, la más importante debido a sus síntomas, es el melocotón.

Las segundas frutas destacables por la sintomatología que provocan a su contacto son el melón y el kiwi. Aparte de las ya comentadas, existe un amplio abanico de frutas causantes de alergias, que son:

1. Familia Cucurbitáceas: el pepino, el melón, la sandia…
2. Familia Dilináceas o actinidiáceas: kiwi.
3. Familia Musáceas: plátano.
4. Familia Rósaceas: nectarina, membrillo, manzana, pera, fresa, ciruela, cereza, albaricoque, melocotón…
5. Familia Rutáceas: pomelo, naranja, mandarina, limón…

 

 Familia

 Fruta

 Nombre científico

 Actinidiaceae

 Kiwi

 Actidinia chinensis

 Anacardiaceae

 Mango

 Mangifera indica

Annonaceae

Chirimoya

Annona sp

Arecaceae

Coco
Dátil

Coccus nucifera
Phoenis dactylifera

Averrhoaceae

Carambola

Averrhoa carambola

Bromeliaceae

Piña

Annanas sativus

Caricaceae

Papaya

Carica papaya

 Cucurbitaceae

Melón 
Sandía

Cucumis melo
Citullus vulgaris

 Ericaceae

Arándano

Vaccinium myrtillis

Lauraceae

 Aguacate

Persea americana

Moraceae

Higo
Mora
Zarzamora

Ficus carica
Morus alba
Rubus fructicosus

 Musaceae

Plátano

Musa sp 

Myrtaceae

Granada
Guayaba

Punica gratanum
Psidium guajava

Rosaceae

Albaricoque
Cereza
Ciruela
Fresa
Manzana
Melocotón
Nectarina
Pera

Prunus armeniaca
Prunus avium
Prunus domestica
Fragaria vesca
Malus domestica
Prunus persica
Prunus persica laveis
Pyrus communis

Rutaceae

Lima
Limón
Mandarina
Mohicana
Naranja
Pomelo

Citrus aurantifolia
Citrus limon
Citrus reticulata
Peles anisata
Citrus sinensis
Citrus gradis

 Sapindaceae

 Lichi

Litchi sinensis

Vitaceae

Uva

Vitis vinifera

 

Las personas que presentan reacciones alérgicas a las frutas, intentan evitar dicho alimento de su dieta pero en el mercado podemos encontrar algunas fragancias o perfumes que se elaboran a base de aromas o extractos de frutas, que pueden causar síntomas alérgicos a las personas con ésta patología.

La alergia a las frutas se asocia muchas veces con alergias a determinados pólenes, debido a que existen alérgenos comunes entre ellas. A esto se le conoce con el nombre de reactividad cruzada. Y puede que un individuo con alergia a una fruta también le perjudique un alérgeno del polen, sobre todo el abedul.

También es frecuente la asociación de látex-frutas, en la que coinciden alérgenos del látex con frutas como: kiwi, aguacate, albaricoque, castaña o plátano.

Mayoritariamente, los componentes que provocan la alergia de la fruta se encuentran en el interior de la pulpa, pero se han encontrado alérgenos en capas exteriores como en la piel. La piel de melocotón, manzana y pera presentan una mayor alergenicidad que sus respectivas pulpas. Por eso, encontramos pacientes que no toleran de ninguna manera la fruta y otros, que si pueden consumirla si se encuentra pelada o enlatada.

De ahí que tengamos que acudir al médico para un correcto diagnostico de la enfermedad.

Alérgenos

Los alérgenos causantes de los síntomas de la alergia de la fruta son las proteínas, y se pueden clasificar según el tipo y la fruta donde se encuentran:

PR-2: Plátano
PR-3 (quitinasas): aguacate, plátano

PR-4 (quitinasas)

PR-5 (taumatina): Manzana, cereza, kiwi y uva

PR-10: Manzana, cereza, albaricoque y pera

PR-14 (proteínas transportadoras de lípidos): melocotón, manzana, cereza, albaricoque, tomate, ciruela y uva

Profilinas: variedad de frutas

Proteasas: higo, piña, kiwi y el melón.

Síntomas


Los síntomas que provocan las reacciones alérgicas a la fruta son de tipo inmediato y aparecen dentro de las primeras horas después de la ingesta del alimento. Estos síntomas pueden aparecen simplemente con la manipulación del alimento fresco, inhalando su aroma o al ingerirlo.

Dentro de la alergia de la fruta se puede clasificar dos cuadros de sintomatología importantes:

• El síndrome de Alergia Oral (SAO)

Se produce cuando el paciente experimenta picor, inflamación de la boca, la garanta y la lengua. Las frutas que suelen producir éste síntoma son el melocotón, kiwi, la manzana o el melón.

Generalmente, quien sufre del síndrome de alergia oral es alérgico al polen.

Empiezan a aparecer después de los 20 minutos tras la ingestión del alimento, pero suele ser de intensidad leve y desaparece a los pocos minutos. La mayoría de las veces los pacientes toleran de forma correcta el alimento si ha sido previamente cocinado.

 

 

• Alergia proteínas de las propias frutas

Estas proteínas, también conocidas como LTP (proteínas transportadoras de lípidos) son las que llevan las grasas de las frutas y sus síntomas son mucho más graves que el anterior cuadro sintomatológico SAO. Si no se tiene cuidado al llevar una dieta estricta evitando estas frutas, puede llegar a causar anafilaxia (alergia extrema y grave) en la persona.

Aparte de estos dos cuadros importantes sobre los síntomas de la alergia a las frutas, encontramos otras reacciones alérgicas que se manifiestas con:

• Estornudos
• Conjuntivitis
• Rinitis
• Lagrimeo
• Enrojecimiento cutáneo
• Dolor abdominal
• Vómitos
• Urticaria
• Angioedema
• Disnea
• Mareo
• Hipotensión
• Asma
• Diarrea
• Tos

¿Cómo se presenta?

Existe un 8 % de niños menores de cuatro años que empiezan a tener reacciones alérgicas la primera vez que consumen determinadas frutas. Pero al ir creciendo, la alergia irá despareciendo a la vez que el organismo aprende a tolerar en nuevo alimento.
El 2 % de los adultos manifiestan alergia a alguna fruta tras su consumo o al ponerse en contacto con ella.

Diagnóstico

El médico especialista elaborara un historial clínico de la persona según las preguntas que vaya haciendo sobre los síntomas y la fruta ingerida. Un ejemplo de las posibles preguntas son: el alimento ingerido, si estaba cocinado o crudo, el tiempo transcurrido después de comerlo, la intensidad de dichos síntomas, si se ha realizado algún ejercicio tras el consumo de la fruta, si el problema ha llegado después de tocar la fruta o con sólo olerla, etc…

Tras las respuestas, el médico evaluará al paciente con ayuda de varias pruebas, si lo considera necesario.

• Prueba cutánea con alimento fresco (Prick-Prick):

 

Prueba que se realiza sobre la piel aplicando varios trozos de fruta fresca. Se espera un tiempo de unos 10 ó 15 minutos y se observa si la piel ha reaccionado con el alimento.

 

• Prueba cutánea o test de prick:

Se realiza en el antebrazo de la persona y se aplica pequeñas cantidades de diferentes alérgenos. Con ayuda de una aguja pequeña se pincha la piel para que el alérgeno entre en contacto con el organismo. Se observa la zona después de transcurridos unos 15 minutos. Si se ha producido urticaria en la piel o ronchas, la prueba habrá dado positiva.

 

• Análisis de sangre de IgE:

Se analiza una muestra de sangre del paciente después de entrar en contacto con el alérgeno a estudiar, y se contabiliza la cantidad de anticuerpos IgE que hay en la sangre. Si existe un número mayor de lo normal la prueba será positiva.

 

• Dieta de eliminación:

Una de las pruebas más eficaces para un posible diagnostico de alergia a la fruta es someter al paciente a una dieta de eliminación. Ésta consiste en eliminar por completo la fruta de la que se sospeche y esperar la resolución de los síntomas en unos días. Si la persona ha mejorado después de una semana llevando ésta dieta estricta, querrá decir que ese alimento era el causante de sus síntomas.

 

 

Tratamientos

El tratamiento más eficaz para atacar la alergia a la fruta es la eliminación de la fruta o productos que la contengan. El alergólo, una vez diagnosticado al paciente le indicará los alimentos a evitar en su dieta diaria.

Es recomendable comer la fruta pelada, pues en la piel se encuentran muchos alérgenos que se podrán evitar si la desechamos.
Hay que prestar mucha atención al etiquetado de los alimentos manufacturados que vayamos a comprar en tiendas, muchos de ellos, pueden contener algún alérgeno oculto entre sus ingredientes. Y no sólo en alimentos, hay que revisar los productos cosméticos como jabones, cremas, colonias, geles o champús, pues la gran mayoría contiene proteínas de la fruta.

Productos que contienen frutas o derivados de frutas ocultas:

• Zumos
• Macedonias
• Yogures
• Otros postres lácteos

 • Potitos
• Caramelos
• Frutas escarchadas y frutas secas
• Chocolates y chocolatinas• Cereales
• Bollería
• Dulces
• Pan
• Mermeladas
 • Helados
• Batidos
• Bebidas
• Aromas frutales (medicinas, chucherías, pasta de dientes)
• Ambientadores
• Champú
• Gel
• Cremas corporales
• Colonias
• Perfumes
• Labiales
• Cacao
• Jabones
• Detergentes
• Suavizantes

¿Desaparece? – Prevalencia

Si la alergia aparece en edad adulta, su prevalencia perdura durante toda la vida y para ello se deben descartar ciertos alimentos de la dieta.

Pero si se produce en niños, aunque es una de las alergias más frecuentes entre alimentos con un porcentaje del 37%, en la mayoría de casos la alergia a la fruta desparece a medida que el niño crece.

 

Consejos

• Es necesario informar de la alergia que padecemos al farmacéutico, médico, restaurante, bar o familiares.

• Si somos alérgicos a frutas exóticas como el plátano, kiwi o aguacate, debemos tener precaución por las posibles reacciones alérgicas por una exposición al látex.

• Es recomendable pelar siempre la fruta antes de comerla. En la piel de la fruta se encuentran muchos alérgenos causantes de síntomas alérgicos.

• Si tenemos alergia a frutas que se encuentran asociadas a otros alérgenos del polen, la vacunación antialérgica nos puede servir para mejorar los síntomas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*